Instrucciones ​de ​alta ​para ​la ​angina ​de ​pecho
Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Páginas relacionadas

Instrucciones de alta para la angina de pecho

A usted le han diagnosticado un tipo de dolor de pecho llamado angina de pecho. La angina ocurre cuando no llega suficiente oxígeno al músculo del corazón. El dolor se siente con más frecuencia debajo del esternón, en el hombro izquierdo o en el brazo izquierdo. El dolor puede incluso extenderse a la mandíbula o a la espalda. El ejercicio, el aumento de actividad, la alteración emocional o el estrés pueden desencadenar este dolor. Con el tratamiento adecuado y cambios en el estilo de vida para reducir los factores de riesgo, la mayoría de las personas con angina de pecho pueden llevar una vida plena y activa.

Cómo controlar los factores de riesgo

Su proveedor de atención médica colaborará con usted para hacer cambios en su estilo de vida según sea necesario. Esto puede ayudar a prevenir el avance de la enfermedad de las arterias coronarias, que puede ser la causa de la angina de pecho.

La enfermedad de las arterias coronarias es un estrechamiento de los vasos sanguíneos que suministran oxígeno y nutrientes al músculo del corazón. Los vasos sanguíneos también pueden tener espasmos y reducir el oxígeno que llega al músculo del corazón a causa del estrechamiento dentro de la arteria. Controlar los factores de riesgo puede prevenir estas causas de estrechamiento de las arterias.

Dieta

Su proveedor de atención médica le dará información sobre cambios alimentarios que probablemente tendrá que hacer según su situación. Es posible que su proveedor le recomiende consultar a un dietista registrado para que lo ayude a realizar los cambios en su dieta. Estos cambios pueden incluir los siguientes:  

  • Reducir el consumo de colesterol y grasas.

  • Reducir el consumo de sodio (sal), especialmente si tiene presión arterial alta. 

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras frescas. 

  • Comer proteínas magras, como pescado, carne de ave y legumbres (frijoles y chícharos o arvejas) y comer menos carnes rojas y procesadas.

  • Comprar productos lácteos bajos en grasa. 

  • Usar cantidades limitadas de aceites vegetales y de nueces. 

  • Limitar el consumo de dulces y alimentos procesados como patatas fritas, galletas y productos horneados.

  • Limitar el consumo de gaseosas y bebidas con alto contenido de calorías.

  • Limitar el consumo de alimentos grasosos y fritos, o aquellos con alto contenido de grasas saturadas.

  • Limitar la ingesta de alcohol.

Actividad física

Es probable que su proveedor de atención médica le recomiende aumentar su nivel de actividad física si no ha estado haciendo todo el ejercicio posible. Puede sugerirle que incluya actividad física de intensidad moderada a vigorosa por lo menos entre 30 y 60 minutos diarios, como mínimo de 5 a 7 veces por semana. Algunos ejemplos de actividad de intensidad moderada a vigorosa son los siguientes: 

  • Caminar a paso ligero: unas 3 a 4 millas por hora.

  • Trotar o correr.

  • Nadar o hacer ejercicios aeróbicos en el agua.

  • Practicar senderismo.

  • Bailar.

  • Practicar artes marciales.

  • Jugar al tenis.

  • Montar en bicicleta.

No comience ni aumente su nivel de actividad sin primero consultar con su proveedor de atención médica.

Control del peso

Si tiene sobrepeso, el proveedor de atención médica trabajará con usted para que pueda perder peso y bajar su IMC (índice de masa corporal) a un nivel normal o casi normal. Hacer cambios en la dieta y aumentar la actividad física puede ayudar. Un objetivo saludable y razonable para la pérdida de peso es disminuir en un 10 % su peso por año.

Tabaquismo

Si fuma o consume otros productos del tabaco, incluido tabaco para mascar o cigarrillos electrónicos (vapeo), busque ayuda para dejar de fumar. Inscribirse en un programa para dejar de fumar puede aumentar las posibilidades de que tenga éxito. También puede unirse a un grupo de apoyo. Hable con su proveedor de atención médica sobre los productos de reemplazo de nicotina para ayudarlo a dejar de fumar.

Estrés

Aprenda técnicas para manejar el estrés tanto en su vida familiar como laboral. Su capacidad para priorizar la salud depende de su salud mental y su enfoque. Sentir apoyo en el resto de los aspectos de su vida es clave para alcanzar una buena salud.

Cómo administrar los medicamentos

  • Lleve un registro de sus episodios de dolor de pecho. Llévelos con usted cuando vea a su proveedor de atención médica.

  • Tome sus medicamentos exactamente como se le indique. No omita ninguna dosis. Si omite una dosis, llame de inmediato a su proveedor de atención médica.

  • Si tiene efectos secundarios no deseados, informe a su proveedor de atención médica de inmediato.

Cómo tomar la nitroglicerina

  • Lleve la nitroglicerina con usted todo el tiempo.

  • Si está medicado con nitroglicerina, no tome medicamentos para tratar la disfunción eréctil (como el sildenafilo o el tadalafilo). Estos pueden reaccionar con la nitroglicerina y provocar un descenso en la presión arterial a niveles que podrían poner la vida en peligro.

  • Si usa la nitroglicerina para prevenir los ataques de angina, siga las instrucciones de su proveedor de atención médica para el tipo de nitroglicerina que use (píldoras, aerosol o pomada).

  • Si usa la nitroglicerina para detener los ataques de angina, siga estos pasos:

    • Tome asiento, ya que podría sentirse mareado.

    • Ponga una pastilla debajo de su lengua, entre los labios y la encía, o entre la mejilla y la encía. Deje que la pastilla se disuelva completamente. No mastique ni trague la pastilla.

    • Si usa un aerosol, rocíe una vez en o debajo de la lengua. No lo inhale. Cierre la boca. Espere unos segundos antes de tragar y no se enjuague la boca por 5 a 10 minutos.

    • Después de tomar una pastilla o rociarse una vez, siéntese durante 5 minutos para asegurarse de que se sienta lo suficientemente bien como para pararse.

    • Si la angina desaparece por completo, descanse unos minutos más y siga las indicaciones de su proveedor sobre cómo continuar con su rutina normal.

    • Si el dolor o la presión en el pecho continúan, llame al911 de inmediato. No se demore. Es posible que esté teniendo un ataque cardíaco (infarto agudo del miocardio o IAM). No conduzca al hospital si cree que está teniendo un ataque cardíaco, ya que esto supone un riesgo para usted y para otros conductores en el camino; en su lugar, llame a una ambulancia.

    • Es posible que su proveedor le indique llamar al911después de tomar 2 o 3 pastillas o de rociarse con nitroglicerina a intervalos de 5 minutos y no conseguir el alivio del dolor o la presión en el pecho después de 5 minutos de la última dosis. No tome más de 3 pastillas o aplicaciones de aerosol durante el transcurso de 15 minutos. 

Llame al 911

Esta es la forma más rápida y segura de llegar al departamento de emergencias más cercano. Los paramédicos también pueden iniciar el tratamiento camino al hospital para ahorrar tiempo valioso para el corazón.

  • Si la angina empeora, continúa o se detiene y regresa, llame al 911 de inmediato. No se demore. Podría estar teniendo un ataque cardíaco.

No espere a que los síntomas sean graves para llamar al 911. Otros motivos para llamar al 911 , además del dolor de pecho, incluyen los siguientes:

  • dificultades para respirar;

  • sensación de mareos, aturdimiento o desmayos;

  • latidos cardíacos acelerados;

  • frecuencia cardíaca más lenta de lo habitual en comparación con su nivel normal;

  • angina con debilidad, mareos, desmayos, sudoración profusa, náuseas o vómito;

  • somnolencia extrema o confusión;

  • debilidad en un brazo o una pierna, o en un lado de la cara;

  • problemas para hablar o para ver.

Revisor médico: Glenn Gandelman MD MPH
Revisor médico: Lu Cunningham
Revisor médico: Mandy Snyder APRN
Última revisión: 7/1/2019
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.